13.9.04

Pelado veraniego

A principios de verano, viendo que un día se nos iba a asfixiar Peludo de tanto calor, lo llevamos al veterinario para que lo pelaran y así estuviera más fresquito. Puso cara rara mientras lo pelaban, miraba con verdadera desconfianza a la máquina de cortar el pelo y ponía cara como de ofendido, como si no terminara de gustarle la idea.

Lo más curioso es que durante unos días casi no se ponía patas arriba, que es como más le gusta ponerse cuando hay una persona cerca. Bueno, se ponía un momento y, de inmediato, como si se asustara o algo le molestara, se daba la vuelta inmediatamente.

Lo más raro es que, al principio, cuando lo sacaba a pasear y lo llamaba, en lugar de acudir agachaba la cabeza y metía el rabito entre las piernas

Qué perro tan raro…

No hay comentarios: