7.3.06

Trabajar en Google

Leí el otro día por ahí que en un sitio que se llama Google los humanos que allí trabajan pueden irse acompañados de sus canes.

Había pensado, para evitar el abandono a tiempo parcial que nos hace el canalla, ver si alguien conoce el jefe del Google ése para convencerle de que contrate al canalla, así podríamos irnos el Cano y yo con él y no perderle de vista en ningún momento.

Pero la cosa tiene dos problemas.

El primero es que también leí que allí sólo contratan humanos muy muy listos, con lo que con el canalla lo llevamos claro. Pero bueno, también decía la revista ésa que hacen muchas pruebas con humanos para ver si sus inventos funcionan bien. Había pensado que lo mismo necesitan un humano usuario tipo zoquete-máximum para las pruebas. Para eso el canalla les vendría de perlas. Vamos, es el zoquete perfecto.

El segundo problema, ya lo habrán imaginado, es el Cano. No quiero ni pensar lo que sería el Cano por allí dando vueltas. Ya me parece verlo venir con un montón de cables en la boca y cara de satisfacción, al tiempo que al fondo se oye gritar algo como "AGGGGGG!!! The server is down!!! What's happens??!!! Something has broken main wires and fell down ALL network conections!! Google is down!!!!". Vamos, un estropicio padre.

Hummm, me temo que va a ser que no...

Los canes son bien recibidos
Los canes somos bien recibidos en el Google ése

3 comentarios:

Verdi el perro dijo...

pos no es extraño, yo llevo años yendo con la bípeda a su trabajo.
esta epoca es la primera vez que me quedo, ahora donde va no puedo ir yo, pero me ha dicho que pronto cambiara.
es fantastico, me divertia mucho en ella y sobre todo nunca me senti solo como ahora :(
en fin

Angela dijo...

Tendría que haber una ley que todo aquel que tenga una mascota y quiera llevarsela al trabajo pudiera hacerlo sin problemas. Estoy convencida que todo el mundo estaría más relajado y de mejor humor. Un beso perruno.

Perrita Nela dijo...

Pues está muy bien, ojalá pudiese irme yo con mi humana o por lo menos con el amo a sus curros. En casa sola me aburro mucho, snif!