5.1.06

Pa habernos matao

Maere mía ¡qué susto más grande!.

Fíjense, que he estado hasta hoy sin contarles nada de puro miedo a recordarlo siquiera.

Se trata de mi último paseo del año pasado. Sí vamos, cuando nochevieja. Porque no, la de este año no ha sido como la nochevieja del año pasado. Ojalá.

El caso es que íbamos paseando por donde la zona norte, ya entrada la noche.

Como los humanos éstos están algo pallá, cuando están de fiesta les da por tirar al aire unas cosas que llaman petardos y cohetes, que hacen un ruido aterrador. Y ahí los tenían, todo el barrio dale que te pego.

Justo delante de nosotros empezaron a tirar unos que, además de un ruido ensordecedor, soltaban unas luces horripilantes. Vamos, que empecé a lloriquear y me dí la vuelta para volverme para casa. Casi a tirones me volvió el canalla para que terminara el paseo como un perro de verdad.

Fue entonces cuando nos topamos con una pareja de perracos vecinos, que salían a la puerta de su casa a estirar las paticas. Bueno, lo de paticas es un decir, porque eran dos enormes boxer, que nos sacaban 5 cuerpos a cada uno.

Yo, que estaba con el ataque de pánico por los cohetes, seguí ladrando. Le ladré a los cohetes, al canalla, y también a los perracos estos. Ellos me miraban con aire distante, autosuficiente, como despreciativo.

Y venga tirar cohetes, y yo venga ladrar, cada vez con más mala leche, acercándome más a ellos.

Qué le voy a hacer, pagué mi rabia con los perracos estos, que eran lo que tenía más a pata.

Al rato de estar así, parece que se le acabó la paciencia al que tenía frente a mí. De repente, sin avisar siquiera, se me echó encima y... Bueno, no sé cómo contarles la paliza que dió el tio.

Me atrapó bajo él, a traición, aprovechando que yo iba atado y él suelto.

El Cano no paraba de ladrar también, pero dando los pasicos más para atrás que para adelante.

Y yo ahí debajo, inmovilizado. Presa del terror, del pánico. No se pueden imaginar lo mal que lo pasé. En la vida me había visto en una así.

Dice el canalla que nunca me había oído gritar de esa manera tan desesperada. Auténticamente parecíame morir allí mismo.

Y el otro, chafándome vivo con su cuerpo, y yo venga dar alaridos de la muerte.

Al final, en cuanto cambió de postura, no sé bien que pasó que salí volando un par de metros y aterricé donde el canalla. Creo que fue el propio canalla quien, cansado del espectáculo y de no hacer nada por mí ni defenderme, dió un tirón de correa y me sacó de ahí, con el Cano colgando detrás también.

En realidad hizo bien, porque yo estaba a punto de darle la vuelta a la situación. Y menudo soy yo cuando me enfado de verdad...

Al llegar a casa no tengía ganas de nada. Me acurruqué en mi camica y me tiré un buen rato lloriqueando. No, no, no lloriqueaba de miedo, no piensen mal, sino de pena por el canalla, de vergüenza ajena, de ver esa calamidad humana, que me llevó a una encerrona y, encima, no me defendió ni nada. El muy cobarde y canalla...

Como comprenderán, esa noche no estaba yo para fiestas. Me conformé con no salir de casa y sufrir como pude el susto que me llevé y los cohetes que siguieron tirando toda la noche.

Pa habernos matao...

6 comentarios:

LuCeMoi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Verdi el perro dijo...

perdon por lo anterior... lo borre yo...
te decia...

joder con el canalla, si le pillo le muerdo la pantorrilla.
sera tonto el tio que te cuida... joder joder.
igual los boxer asustan pero no muerden, a mi me crio una boxer.
pero si dan miedo.
no se pa que te saco con los petardos.
dice la bípeda que me cuida que esta conmigo que si queres abandonarlo podes venir a casa colega... despues de ver lo que te defendio mejor abandonalo...
animos

Frodo dijo...

Madre mía! De buena saliste ileso, la próxima vez, vais Cano, Bobby, Patachula y el canalla (será canalla pero seguro que impone bastante) y les dais lo que les toca, vamos, una lección, que se les olvide hasta por lo menos la nochevieja que viene. Éa!

Veva dijo...

bueno, generalmente le hablamos al perrito....vaya susto te pegaste, canalla, joder, somos todos animalitos y a ti te tocó miedo!

duende dijo...

No lo puedo entender, pero ese canalla no sabe que si vienen unos bichos de ese tamaño debe ponerse a cubierto???? Si es que no te merece... ahora por lo menos que te de un bocata de pavo para compensar ;)

Nano Frontera dijo...

Pero qué canalla el canalla!!! y el tontón que reculaba para atrás ahhh pero lo del canalla no se comprende, qué pretendía grrrr un cariño amigo y estoy furioso con él guau guauuuu mordele el culete como dice Buffy jiji patita