30.11.04

Incomprensión

Con los humanos uno no sabe a qué atenerse.

Tan pronto le cubren a uno de mimos por no hacer nada, o hacer algo tan simple como meditar panza arriba, como le regañan y le pegan por salir a dar una vuelta por el barrio, a vigilar el vecindario y, de paso, ver si hay algún muy más mejor amiguito con el que jugar.

Tan pronto me dan de comer un rico pollo, cocido expresamente para mí, como me echan la bazofia esa que llaman "comida para perros", que no es más que caca de gato que no hay quien se lleve a la boca.

Hoy, sin ir mas lejos, en lugar de echarme a la fría calle como cada día, como estaba lloviendo, que es algo así como si cayera pipí del cielo, me han dejado que me quede dentro de casa. Pero claro, los muy canallas no me han dejado en el sofá, no, me han encerrado en la cocina, donde ni siquiera hay un mal bocata de pavo a mi alcance ni nada, y desde donde no puedo vigilar lo que pasa por la calle, como me gusta hacer desde el patio.

En cambio, cuando soy yo quien intenta hacerse el remolón para no irse a la calle y seguir meditando dentro de casa no tienen piedad y me echan fuera.

Están locos estos humanos...


No te entiendo
Perplejo me dejan. A los humanos no hay quien los entienda.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

mi marido a veces me dice lo mismo que tu a los humanos: que no tengo logica. Lo que respondo a el és que soy yo la sal de su vida. Sin mi ilogicidad la vida seria sensaborona e previsible. Te digo lo mismo, tus humanos talvez sean un tanto locos mas nos és esto lo mas divertido? A mi me gusta vivir peeligrosamente, sin saber siempre lo que viene por adelante...
Besitos en tu hocico tan simpatico

maray, la humana de pestiña

www.gardenal.org/checaribe/

Anónimo dijo...

Peludo, si la cosa con esos humanos se pone jodida, vente pa casa,
=) Aguante Peludo!!!
Mis cariños
kirkes, un blog vecino

Seth Haugh dijo...

I am looking forward to your posts.