11.4.05

Lobo

Hoy, mi novia Carta y yo hemos ayudado a que el vecindario madrugara un poco más de lo normal.

Carta llevaba varios días sin ver a sus humanos, así que cuando apareció hoy en el patio de al lado (¿les dije que además de novios somos vecinos?) se encontró muy sola, y muy triste porque sus humanos aún no habían aparecido.

Y claro, ya saben lo que nos pasa a los perrines cuando estamos en una situación así. Nos salen los ancestros y se nos manifiesta el lobo que todos llevamos dentro desde lo más remoto de los tiempos.

Así, ni corta ni perezosa, Carta se puso a aullar como una verdadera y linda lobita: "Auuuuuuuuuuuuu"

Y claro, es mi novia, y una colega perruna. Así que no la iba a dejar sóla en dicha tarea. Como, además, me acababa de abandonadar mi humano también, pues me puse yo también a hacerle los coros, para que supiera que no estaba sóla y que yo le pensaba ayudar a aullar para que sus humanos la oyeran y vinieran de inmediato.

Y ahí estábamos los dos, aúlla que te aúlla, a dúo:
"Auuuuuuuuu"
"A-A-Auuuuuuu"

Hoy, los más remolones del barrio no han llegado tarde a trabajar como suelen. Y todo gracias a nostros dos.

3 comentarios:

Verdi dijo...

colega
yo tambien aullo. Cuando veo una ambulancia o la pasma, no paro.
Los bípedos me miran extañados, y alucinan...
patita...

duende dijo...

por aquí también hacen estragos las ambulancias, un lametón

pestiña de Che caribe dijo...

yo no aullo. Pero sé ronronear, como los gatos. Mi ama dice que deve ser algo ancestral, quizás un intercambio canino-felino en la arca de noé...