14.12.04

Me han torturado

Me han pegado. Y mucho.

Tras una vuelta en coche, de esas que me gustan a mí, hemos vuelto a casa. Yo he aprovechado el momento para hacer una excursión por el barrio y ver si hacía nuevos muy más mejores amiguitos.

Justo cuando doblaba la esquina me ha parecido oir "Peludo ¡ven aquí!", así que he acelerado un poco mi marcha.

En un momento dado he vuelto a pasar junto a la casa, pues quería inspeccionar el otro lado del barrio, y he oído a mi humano gritar muy enfadado, con lo que he corrido como si me llevara el diablo.

Finalmente mi humano me ha pillado a traición tras una esquina y, al llegar a casa, me ha dado la paliza más grande de mi vida. Pensé que me iba a matar. Yo estaba encogido vivo, pero él seguía gritando como un poseso y dándome golpes por todas partes con un objeto contundente, muy duro, como una rama de árbol o algo más duro aún.

En cuanto he podido escabullirme me he metido corriendo en mi casita, donde él no puede entrar, pues pensé que estaría más seguro, pero ha sido aún peor. Ha empezado todo a tronar y a moverse. Eran como bombas que cayeran en la puerta, todo ruido atronador, todo saltaba a cada golpe y cada grito. Creo que hasta me hice pipí encima.

Me parece a mí que mi humano canalla, ya ven como no exagero cuando así lo llamo, no le gusta que desobedezca cuando dice "¡ven aquí!".

Creo que he aprendido bien la lección de hoy: tendré que correr más rápido la próxima vez.

Ahí les dejo una instantánea del objeto contundente con el que me ha torturado vilmente.


El instrumento de tortura
Ahí tienen el objeto contundente

2 comentarios:

Chavalina dijo...

Menos mal que has aparecido Peludo...

Anónimo dijo...

Duende

Aún estoy sobrecogida con la historia... que malvados!!! ni siquiera dentro de tu casita te libras!!! Perocreo que no captaste la sutileza de lo que quieren, no creo que sea que corras más, sino que "ven aqui" debe ser que te quieren cerca.... no se para que, cnallas!!!