3.8.05

Adivina quién viene a cenar

A ver si saben quién vino a cenar la otra noche.

Pues sí, veo que algunos acertaron. Se trata de mi hermanito. Cano le llamamos, porque tiene canas en su negro pelaje y porque, claro, es un can (can-o).

No vean qué forma de engullir tiene el tío. Parece como si llevara una semana sin comer. Gluppps, es verdad, salvo lo que le dejamos estos días con kit de supervivencia callejera, es posible que el pobrecito no hubiera comido mucho más.

Después de cenar, mi linda humana y el canalla, aprovechando que Cano estaba confiadito y tranquilo al haber llenado la panzota, lo cogieron a traición y le dieron un baño al pobre, que les miraba con ojitos asustados y expresión de "¿qué os he hecho yo para que me hagáis esto?".

Luego intenté jugar con él un rato, pero está tan asustado de vagabundear por las calles y tan triste (dan ganas de ponerse a lloriquear sólo de ver su mirada) que no hubo manera. Yo le achuchaba con el hocico y le daba mordisquitos en el lomo y el cuello, a ver si se animaba a jugar a las peleas. Pero no, no hubo manera.

Lo que sí le descubrí fueron varias heridas de guerra que llevaba por todo el cuerpo, sobre todo por la parte del culito. Entonces, ya que no quería jugar, me dediqué a lametearle las heridas, a ver si así se le curan pronto y se anima un poco.

Lo que me tiene mosca es que mis humanos no hacen más que cuchichear a mis espaldas, y no sé si eso tendrá que ver con el Cano y si me gustará lo que sea que anden tramando.


Cano vino a cenar
Mi hermanito Cano vino a cenar

2 comentarios:

Verdi el perro dijo...

mmmm pelu me parece que tu hermanito se quedara en tu casa contigo.
Ojalá, ojalá...
sino para que le castigan con tanto baño ein...

Pipa y sus canallas dijo...

Viva! Viva! shuiiiiiiiiiii! shuiiiii! poum! poum! (eso son cohetes) El canalla y tu linda ama se han portado, ahora te toca a ti ser generoso!!!!