25.8.05

Problemas de colateralidad

Ahora empezamos a cogerle el truquillo, pero miren vds., es un follón tremendo eso de ir todo el rato con el Cano enganchado de la misma correa.

Cuando los dos vamos tranquilitos, es decir, con todas las necesidades ya hechas y algo cansaditos de andar, la cosa va bien, andamos los dos juntitos, coordinados y compenetrados.

El problema, como les digo, es cuando acabamos de salir, con la vejiga y los intestinos llenos. Entonces surgen los problemas. Porque somos hermanos, pero no gemelos. Así, a cada uno nos gusta un arbusto distinto para saciarnos y marcar territorio. Y nos cuesta mucho eso de guardar turno. Los dos queremos hacerlo a la vez.

Así que no vean los tirones que nos pegamos: si yo me paro en este arbusto el Cano sigue andando y me lleva a rastras, y viceversa. Que yo me quiero ir a la derecha, él a la izquierda. Menudo problema de colateralidad que se monta. El canalla intenta poner orden, pero a duras penas le da tiempo a balbucear un "Cano poraquí-poraquí" o un "esperaPelu" antes de que nos peguemos un buen tirón.

Bueno, no les digo ya el follón que se monta cuando, además, pasamos por donde el Bobby (a dejarle la ración diaria del kit), y éste nos acompaña un ratico. Al Cano le tiene algo de tirria, porque se hicieron amiguitos mientras los dos eran perrines abandonados, pero ahora que el Cano está con nosotros el Bobby está celoso de él, pues piensa que el arnés que ahora usa el Cano debería ser el suyo, y ser él quien terminara durmiendo en casa, que para eso lleva más tiempo que el Cano haciendo la calle, y haciéndole la pelota al canalla, todo sea dicho de paso. Pero claro, como el Cano es de la familia, tiene enchufe. La genética que ayuda en estas cosas...

En fin, el caso es que al final siempre conseguimos hacer nuestras necesidades, pero a veces toca hacerlo con la postura forzada, aguantando al otro mientras intenta que vayamos para otra parte.

En realidad la cosa no es tan trágica porque, al fin y al cabo, es más divertido pasear los dos juntos, pero hasta que conseguimos hacer nuestras necesidades vamos de culo, nunca mejor dicho...



Si yo quiero ir a la izquierda él a la derecha
Nada, que si yo quiero ir a la izquierda él a la derecha

3 comentarios:

Verdi el perro dijo...

pelu pues dile al canalla que no los lleve juntos, sino uno en una mano con su correa y el otro en la otra otra tanto.
seguro le tiraran igual pero a él no a vosotros...:P
patita colega

Anónimo dijo...

me encanta esta web!!!!!!!
Siempre que vengo paso un buen rato leyendo. COmo digo otras veces... genial.
creo q voi a hacerte publicidad en mi blog (con su permiso de usté señor Peludo), cuando tenga tiempo. Saluuudos del primo lobo.

http://blogs.ya.com/caracterdelobo/

Kaizen.

Pipa dijo...

Y encima os ata a una farola cuando se va a tomar las cañas......