5.8.05

Heridas de guerra

Ya les dije que mi hermanito Cano había sufrido mucho por la calle. Entre otras secuelas le han quedado unas bonitas heridas, la mayoría de ellas recientes.

Una de las cosas que hago, para que vea que me cae bien y que sólo estoy un poquito celoso (un poquito nada más) es chupetearle las heridas, cosa que va de maravilla para que se le cure pronto y bien.

Además, una de ellas la tiene en el lomo, en un lugar al que el solito no puede llegar para lamerse, así que de ésa ya me encargo yo con dedicación. Tanto esmero le pongo a la cosa que, de tanto lametón, ha terminado por caérsele del todo el poco pelito que le quedaba en esa zona.

Así, todos los días dedicamos un ratito a su cura diaria. Chiup, chiup, chiup, y la heridita se queda más limpia que una patena. Vamos, no se le vaya a infectar o algo a estas alturas...


Una herida de guerra de Cano
Una herida de guerra de Cano

4 comentarios:

Verdi el perro dijo...

peludo esos son hermanos y lo demás tonteria.
bien colega, asi se siente querido antes.
saludos perrunos

Veva dijo...

A mi Pipa, en cuanto me ve un poco desdejada y tristona, aunque nadie más se de cuenta, ya me pega unos lametones integrales tremendos. Y me saca a la calle haciendo como que se mea (que es mentira)Y se arrebuja en mi espalda durmiendo, me destroza, que me duele todo, pero ella lo hace para que tenga calorcito y sea feliz. Sois estupendos.

Buffy dijo...

Me acabo de enterar de la noticia por nuestro Verdi
¡¡ENHORABUENA PELUDO!!
¡que guapo es Cano!
espero que escriba pronto tambien o.... ¿tendra otro blog?
si es asi te ruego me lo digas ¿ok?
patita pa los dos con too mi cariño

Brocco dijo...

ahí, lamiendo con tesón, así me gusta. qué buen anfitrión!