28.2.05

El apretón

Ayer no paró de llover en todo el día.

A mí no me gusta demasiado la lluvia, pero es que a mi humano le gusta aún menos. Así, con tal de no mojarse él, el muy canalla me tuvo todo el día sin salir a la calle a hacer mis necesidades.

Uno tiene mucho mejor aguante que los humanos en lo que a necesidades fisiológicas se refiere. Pero claro, todo tiene un límite.

Por más que le dije que quería salir a hacer mis necesidades, aún estando lloviendo, mi humano ni caso. En un par de veces llegó a abrir la puerta de la calle, con lo que me puse muy contento. Sin embargo, en ambas ocasiones, tras negar con la cabeza, volvió a cerrar la puerta. Parecen tontos estos humanos: abren la puerta, miran, y cierran, sin ni siquiera salir fuera.

El caso es que cuando ya no pude aguantar más busqué un sitio donde hacer mis necesidades líquidas, a ser posible donde éstas pudieran ser absorbidas por algo y, así, no se esparcieran por ahí, no fuera yo a mancharme mis paticas. Faltaría más.

Encontré el sitio adecuado, abrí un poco las paticas traseras y dejé que el discurrir de la naturaleza fluyera con alivio.

Un buen rato después, cuando los humanos descubrieron aquellos restos se pusieron a dar gritos y muy muy enfadados. Yo me asusté un poco e instintivamente, sabiendo ya cómo funciona esto, no dejé de mirar la edición dominical de El País, que estaba en el sofá.

Sin embargo, no pasó nada. El periódico siguió en su sitio y a mí nadie me castigó. Sólo les oí hablar algo sobre educación, los castigos y la memoria a corto plazo.

Decididamente, a estos humanos no hay quien los entienda.


Los restos del apretón
Ahí tienen el resultado de tenerme encerrado todo el día sin salir a hacer mis necesidades

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que al final la bronca no fue grande porque se dieron cuenta de que tenías razón, que uno aguanta pero todo tiene un límite, si ellos se hubieran encontrado en tu situación hubiesen hecho lo mismo, seguro ;-)

verdi dijo...

pos que mal no? colega tenes que insistir, mordele el bajo del pantalon, arrastralo o hace como yo hago, me paro a mi hora y los miro sin pestañar. AL final saben que quiero.
con lluvia, nieve o lo que caiga se sale, bastaria mas ...

Anónimo dijo...

Es la primera vez que te contesto,pero no la que te leo...
Te pareces a mi perrito Bruno, incluso adoptais las mismas posturas (he visto las fotos)... os llevariais bien..
Mi pobre bruni odia la lluvia, incluso cuando lo sacamos hoy, se nego en rotundo y volvio a entrar, eso sí el cuando no puede mas, el muy educado se va al baño y hace alli sus necesidades y no se le puede regañar, el pobre dira, si ustedes no os mojais para estas cosas, pq tengo que hacerlo yo...
Saludos
Pd: y dile a tus humanos que no chillen cuando podian haberlo evitado :-D

Amo de Peludo dijo...

Vamos a ver, que mi Peludo es algo manipulador y dice las cosas pero a veces omite datos importantes, como que al final sí lo sacamos a pasear, aunque ya era bien entrada la noche y aún no sabíamos nada del regalito que nos había dejado en la alfombra.
Este Peludo, cuenta sólo lo que quiere, el muy tergiversador...

Amo de Peludo dijo...

Por cierto, ¿alguien sabe cómo limpiar bien una mancha de pipí canino de una alfombra?

Anónimo dijo...

Con agua tibia y vinagre??
Bueno digo vinagre porque se suele utilizar para muchas cosas de limpieza y así al igual también evita que se quede el olor para que no vuelva a tener tentaciones.